lunes, 9 de abril de 2012

Vol au vent de pechuga y champiñones

Mi primera receta de vol au vent es sencilla, fácil de preparar y muy rica.



Ingredientes (para 6 unidades)
1 Pechuga de pollo
6 champiñones frescos
Cebolla o puerro
Nata para cocinar (espesa)
Aceite
Sal y pimienta

Elaboración
En primer lugar, cortamos la cebolla y los champiñones en trocitos pequeños. Hacemos lo mismo con la pechuga.

En una sartén con aceite rehogamos la cebolla. Cuando esté transparente, echamos los champiñones y dejamos cocinar durante unos minutos. Echamos entonces la carne. Salpimentamos y dejamos cocinar. Echamos un poco de vino y cocinamos hasta que se evapore. Una vez listo, echamos la nata y movemos bien sin que llegue a hervir.

Con ayuda de una cuchara rellenamos los vol au vents, los cubrimos con un poco de queso y gratinamos en el horno precalentado durante unos 5-8 minutos.

jueves, 5 de abril de 2012

Galletas rellenas de natillas.

Retomo el blog después de más de un mes de ausencia con una receta semanasantera que aprendí a hacer ayer en casa de mi tía, que es una cocinera de categoría. Desde pequeña me han encantado estas galletas, más aún porque mi madre no las hace en casa y las como de higos a brevas, lo que hacen que sepan mejor aún si cabe. 


Ingredientes
3 paquetes de galletas tostadas
3 huevos
Aceite de girasol 
Azúcar y canela 
Para las natillas
1 litro de leche
2 sobres de preparado de natillas
Canela en rama


Elaboración

En primer lugar, hacemos las natillas. En un cazo, ponemos un litro de leche con canela en rama. Diluimos en un vasito el contenido de los sobres que verteremos en el cazo cuando la leche hierva. Removemos durante unos segundos y apartamos. Dejamos enfriar. Las natillas tienen que quedar bastante espesas para que no se salgan de las galletas.

Mientras las natillas se enfrían, preparamos la sartén con el aceite, un bol en el que mezclaremos el azúcar y la canela en polvo y un plato con una servilleta de papel donde empaparemos el aceite una vez fritas las galletas. 

Una vez frías las natillas, procedemos al montaje de las galletas que consiste básicamente en poner un poco de natillas en el centro de una galleta y cubrir con otra galleta (como si fuera un sandwich). 

Cuando tengamos todas las galletas listas, ponemos el aceite en una sartén profunda (o en un perol) y encendemos el fuego. Pasamos las galletas por el huevo batido y las ponemos en el aceite (ya caliente). Freímos por ambos lados y las ponemos en un plato con una servilleta de cocina (para que empape el aceite) y a continuación, la pasamos por la mezcla de azúcar y canela en polvo. Procedemos así con todas las galletas. 


En media hora se podrán consumir las primeras galletas y mimar vuestro paladar.